COSAS DE HADAS

Este cuento que viene a continuación se lo regalé a mi madre el día de su cumpleaños. Espero que os guste ^^Y tan tranquila estaba yo junto a la orilla del río cuando una criatura apareció. Tenía el pelo de color negro y los ojos azules como el cielo despejado. “Un humano” pensé. En efecto. La joven humana remojo sus manos en el agua del río. Acto seguido se tumbo en la hierba verde llena de insectos. “mm… ¡vamos a jugar!” me dije a mi misma.
Fui corriendo hacia aquella humana, con intención de sorprenderla. Pero nada, la única respuesta que obtuve de ella fue…
-Quita, maldita mosca.
Me enfurecí bastante. ¿Cómo se atreve a comparar a un hada de alto rango, guapa y valiente como yo, con una miserable mosca?
Entonces, me dedique a atacar.
-Oh Señor, Máscara de Carne y Hueso, toda creación, batir de alas, aquellos que llevan el nombre de hombre, verdad y temperamento. A través de este muro sin destino de sueños desatados pero con la leve ira de tus garras. ¡HADOU 33! ¡SOKATSUI!
La humana se asusto al ver encima de ella un gran rayo de luz azul. Se quedo inmóvil, viendo como el rayo se acercaba a ella, pero de repente…
-¡Joder mama, no dejes que te ataquen así, leñe! ¡HADOU 4! ¡BYAKURAI!
Un rayo blanco disparado por una niña de ojos y pelo marrón vestida de…¿¿shinigami?? Hizo que desapareciera el otro rayo azul.
-uu, Gracias hija, ya es la 3 vez que me salvas, ¿eh? Este no es un mundo muy seguro, Amada…-dijo la humana de ojos azules
- Ya te acostumbrarás; D-respondió la otra.
-Oye…el nombre del hechizo que has usado… ¿no se parece al nombre del guapito? ¿No lo habrás usado por eso, no? Dijo la humana MAS MAYOR.
-¿ein? Ajaja, claro que no mama, pero que cosas tienes…-dijo LA MÁS JOVEN.
-ya ya…bueno, es igual, ali el gato o como se diga gracias en japonés.
Las dos humanas se fueron, dejando tras ellas un olor a criatura extraña que…puag, que asco, apestaba.
“Maldita sea” me dije a mi misma. Se acabo la diversión. Me quede sentada pensando en que podía hacer para divertirme ahora. No quería pasar otros 3 años viendo las mariposas crecer, para que luego después de tocarlas, se mueran. Que triste es la vida de una mariposa…


Aclaración de la autora: Hechizo sacado de Bleach .

3 comentarios:

Calamidad dijo...

Eso me gusta las hadas guerreras y no unas pijitas sosas
Que divertido opoxun

GERARDO GONZÁLEZ CARRERA, DIRECTOR Y JEFE DE CAMALEÓN S.L.P.C. dijo...

HADAS GURRERAS... IM-PRE-SIO-NAN-TE...

Max dijo...

Ya sabes cómo me gusta lo que escribes,y éste especialmente; tienes mucha imaginación.